Sigue la búsqueda de desparecidos en la caída del puente en Baltimore - Radio
Síguenos en

Actualidad

Sigue la búsqueda de desparecidos en la caída del puente en Baltimore

Al parecer, el barco chocó contra un pilar principal de hormigón, que descansa sobre el suelo bajo el agua y forma parte de los cimientos del puente Francis Scott Key de Baltimore.

Publicado

on

Photo: AFP

El puente Francis Scott Key de Baltimore, en el noreste de Estados Unidos, se derrumbó a primera hora del martes después de que un buque portacontenedores chocara contra un pilón, arrojando a ocho personas al agua helada que había debajo.

Las autoridades impidieron que la gente usara ese paso tras recibir una llamada de socorro previa que según el gobernador de Maryland salvó vidas.

A las 0527 GMT, un buque portacontenedores llamado Dali navegaba por el río Patapsco cuando chocó contra un pilón del puente, derrumbando casi toda la estructura al agua. La tripulación del buque avisó a las autoridades de un problema eléctrico antes del choque, dijo el gobernador de Maryland, Wes Moore. El puente cumplía las normas y no había problemas estructurales conocidos, agregó.

Según los ingenieros, el puente metálico de tipo truss (celosía) tiene un tablero suspendido, un diseño que contribuyó a su colapso total. Al parecer, el barco chocó contra un pilar principal de hormigón, que descansa sobre el suelo bajo el agua y forma parte de los cimientos.

Un equipo de construcción estaba arreglando baches en el puente y ocho personas cayeron 56 metros al río, donde la temperatura del agua era de 8ºC.

Según investigaciones de la Administración Federal de Aviación, ése es el límite máximo al que puede sobrevivir un ser humano cayendo al agua. Dos personas fueron rescatadas, una ilesa y otra gravemente herida. Seis siguen desaparecidas.

Las autoridades salvaron vidas impidiendo que los vehículos utilizaran el puente tras recibir una llamada de socorro, dijo el gobernador de Maryland. El barco también echó sus anclas para intentar evitar la colisión.

El Dali zarpaba de Baltimore rumbo a Colombo (Sri Lanka). Sus 22 tripulantes, incluidos los dos pilotos que iban a bordo, han sido localizados y no ha habido heridos, según informó el gestor del buque, Synergy Marine Group.

El propietario registrado del buque, con bandera de Singapur, es Grace Ocean Pte Ltd, según datos de LSEG. El buque tiene 289 metros de eslora y estaba repleto de contenedores.

Puede transportar hasta 10.000 unidades equivalentes a veinte pies (TEU), una medida de la capacidad de carga. Llevaba 4.679 TEU.

El puente Francis Scott Key era una de las tres vías para cruzar el puerto de Baltimore y por él circulaban 31.000 coches al día u 11,3 millones de vehículos al año.

La estructura de acero tiene cuatro carriles de ancho y se eleva 56 metros sobre el río.

Se inauguró en 1977 y cruza el río Patapsco, donde el autor del himno nacional de Estados Unidos Francis Scott Key escribió el «Star Spangled Banner» en 1814 tras presenciar la derrota británica en la batalla de Baltimore y el bombardeo británico de Fort McHenry.

El tráfico se suspendió en el puerto tras la colisión. Se trata de uno de los puertos de contenedores más pequeños de la costa noreste, que maneja aproximadamente una décima parte del volumen que pasa por el puerto de Nueva York y Nueva Jersey.

Según Lars Jensen, experto en transporte marítimo de contenedores, es probable que el flujo de contenedores hacia Baltimore pueda redistribuirse hacia terminales más grandes. Sin embargo, podría haber interrupciones importantes en el transporte de automóviles, carbón y azúcar.

Según datos de la Administración Portuaria de Maryland, Baltimore es el puerto estadounidense más activo en el transporte de automóviles, con un tráfico de al menos 750.000 vehículos en 2023. En 2023, era el segundo más activo para las exportaciones de carbón.

También es el mayor puerto estadounidense por volumen de manipulación de maquinaria agrícola y de construcción, así como de productos agrícolas como azúcar y sal.

Sigue leyendo

Actualidad

Victimas hacen reclamos ante libertad de Salvatore Mancuso

Luego de la llegada de Mancuso al país en febrero de 2024 tras purgar su condena por narcotráfico en Estados Unidos, hubo muchas decisiones judiciales sobre su libertad.

Publicado

on

Photo: Colprensa

Tras conocerse la liberación del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, las organizaciones de víctimas se han pronunciando para solicitarle compromisos con la verdad y la reparación de estas.

Según trascendió, el histórico jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia quedó libre luego de que se dictaminara que ya había cumplido su pena impuesta durante el proceso de Justicia y Paz, al que se acogió tras la desmovilización de las AUC.

Luego de cumplir sus obligaciones judiciales bajo Justicia y Paz, Mancuso ahora ostenta la figura de gestor de paz, por designación del presidente Gustavo Petro a través de una resolución que expidió en agosto de 2023, a la vez que fue admitido en la Jurisdicción Especial para la Paz JEP.

A raíz de esta situación, habitantes del Urabá Antioqueño, Córdoba, Montes de María y de pueblos a la orilla de los ríos Magdalena y Sinú han expresado su deseo de que Mancuso ahonde en la verdad que hay tras delitos como masacres, desplazamientos forzados y despojo de tierra del que fueron víctimas.

“Mancuso ya pagó su condena en Justicia y Paz. Pero las víctimas siguen esperando más verdad. Que él confiese todos esos hechos realizados –en connivencia con otros grupos armados y con empresarios– cuando estuvo con las autodefensas”, apuntó Nora Saldarriaga directora de la Fundación Forjando Futuros.

Saldarriaga también señaló que las organizaciones de la sociedad civil le reclaman al exjefe paramilitar que, si va a estar en la JEP aporte a la verdad y la justicia.

“Y por supuesto que se le den las garantías para que ayude al esclarecimiento de hechos tan importantes como la ubicación de las fosas y en donde están los desaparecidos, para que las víctimas puedan ser reparadas, puedan conocer los hechos y puedan tener esa verdad y así salir de esta situación tan crítica que sigue sumiendo a los colombianos”, apuntó Saldarriaga.

Luego de la llegada de Mancuso al país en febrero de 2024 tras purgar su condena por narcotráfico en Estados Unidos, hubo muchas decisiones judiciales sobre su libertad. La definitiva la emitió el pasado 4 de marzo una jueza de Justicia y Paz.

En ese momento la magistrada, por petición de la defensa, acumuló todos los procesos que mantenían a Mancuso en La Picota, y profirió fallo a su favor. Sustituyó las 57 medidas de aseguramiento por medidas “no privativas de la libertad”. Además, ordenó al Inpec expedir la debida boleta de salida.

Eso, sin embargo, no fue inmediato. El Inpec se tomó más de dos meses para remitir 31 oficios a los despachos judiciales entre Fiscalías, Juzgados, Tribunal Superior, Unidad Nacional de Lavado de Activos, Justicia Transicional, Derechos Humanos y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) para que cada uno informara si tenían algún pendiente con el ahora gestor de paz o en su contra proferidas medidas de aseguramiento.

Una vez fueron allegadas todas las respuestas y notificaciones, el Inpec procedió con el trámite de libertad.

Tras su salida de la cárcel, se prevé que Mancuso se radique en la ciudad de Medellín como ordenó la juez que le acumuló los procesos y concedió la libertad.

Eso sí, Mancuso no podrá desplazarse a las zonas donde tuvo injerencia criminal, es decir regiones como Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, César, Magdalena, Norte de Santander y La Guajira. Además, de los municipios de San Pedro de Urabá, Necoclí, Ituango, Arboletes y Apartado.

Pese a que hoy es un “gestor de paz”, actualmente Salvatore Mancuso tiene abiertos varios procesos judiciales en diferentes etapas por 65.067 hechos criminales por los que se emitirían 45 sentencias adicionales en su contra, según Justicia y Paz.

La justicia colombiana también lo vincula a múltiples masacres como la de Pichilín en Sucre, la masacre de Tasajera y El Salado en Bolívar, y otras más.

Sigue leyendo

Actualidad

La Armada logra la incautación de una tonelada de marihuana en San Andrés

En total fueron mas de una tonelada de marihuana y dos kilos de cocaína a bordo de una lancha tipo go fast que navegaba de manera rápida y sospechosa por San Andrés.

Publicado

on

Photo: Armada Nacional

Durante el desarrollo de actividades de patrullaje y control marítimo en el departamento del Archipiélago, la Armada de Colombia en una operación multinacional con la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial del Comando Sur de los Estados Unidos – JIATFS, incautó más de una tonelada de marihuana y dos kilogramos de clorhidrato de cocaína, los cuales eran transportados a bordo de una motonave tipo Go Fast que navegaba de forma sospechosa y a gran velocidad aproximadamente a 107 millas náuticas de la isla de San Andrés.

La operación inició al recibir una alerta sobre la presencia de una embarcación sospechosa, momento en el que se desplegó una Unidad Reacción Rápida – URR de la Estación de Guardacostas de San Andrés, que luego de una intensa persecución interceptó la motonave y puso fin a su intención criminal.

Durante la interdicción, los tripulantes de la motonave arrojaron al mar diferentes bultos, que fueron recuperados por personal de Guardacostas. Al interior de la embarcación fueron encontrados cinco tripulantes, tres de nacionalidad nicaragüense y dos costarricenses a bordo de la embarcación.

Posteriormente, los sujetos junto al alijo incautado fueron conducidos al muelle de la Estación de Guardacostas de San Andrés y puestos a disposición de las autoridades competentes por el presunto delito de fabricación, porte y tráfico de estupefacientes.

Efectivos del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación llevaron a cabo la Prueba de Identificación Preliminar Homologada- PIPH, la cual arrojó resultado positivo para 1,1 toneladas de marihuana y dos kilogramos de clorhidrato de cocaína.

Cabe destacar que las sustancias incautadas están avaluadas en el mercado ilegal en más de siete millones de dólares.

Sigue leyendo

Actualidad

Colombia vence a Uruguay 1-0 y es finalista de la Copa América

Colombia se prepara para enfrentar a la campeona del mundo, Argentina, con Lionel Messi incluido. Esta selección colombiana parece no asustarse ante la adversidad; de hecho, parece crecerse ante ella.

Publicado

on

Photo: Conmebol

Un gol de cabeza de Jéfferson Lerma fue suficiente para que Colombia asegurara su pase a la final de la Copa América, dejando en el camino a una dura selección uruguaya. Lo destacable del gol es que llegó por la vía aérea, un terreno en el que históricamente los uruguayos han sido muy fuertes. Esta anotación no solo significó la victoria, sino que demostró la capacidad de Colombia para competir y superar a sus oponentes en su propio terreno fuerte.

El partido tuvo un momento crítico cuando Daniel Muñoz fue expulsado después de caer en la provocación de los uruguayos. Esta situación dejó a Colombia con 10 hombres en un momento crucial del encuentro. Sin embargo, en lugar de acobardarse, el equipo mostró una gran garra y determinación para mantener su ventaja y asegurar la victoria.

El aliento de los hinchas fue un factor fundamental. Luis Díaz, en particular, buscaba constantemente el apoyo de los aficionados, utilizando su energía como combustible para no sentirse inferior. La berraquera colombiana se hizo presente en el campo, demostrando que, en términos de fuerza y determinación, los uruguayos no podrían superar a esta selección.

La actitud de la selección dirigida por Néstor Lorenzo ha demostrado que este equipo no solo juega buen fútbol, sino que también posee hombría, valentía y un profundo sentido de pertenencia. Estas cualidades, junto con el gol de Lerma, llevaron a Colombia a su tercera final de Copa América en toda su historia.

En 1975 llegó a la final pero perdió contra Perú. Sin embargo, en 2001, ganó el título frente a México. Ahora, Colombia se prepara para enfrentar a la campeona del mundo, Argentina, con Lionel Messi incluido. Esta selección colombiana parece no asustarse ante la adversidad; de hecho, parece crecerse ante ella.

El duelo ante Uruguay era la prueba que Colombia necesitaba para consolidarse como un serio candidato al título. Este equipo ha demostrado que no solo juega bonito, sino que también tiene la capacidad de unirse y superar obstáculos, impulsado por el apoyo incondicional de los colombianos.

James Rodríguez, desde el banco, representaba el sufrimiento y la emoción de todos los colombianos. Fue uno de los sacrificados para equilibrar al equipo tras la expulsión de Muñoz, mostrando que todos los jugadores están dispuestos a poner al equipo por encima de sus intereses personales.

Esta selección colombiana no retrocede; avanza con determinación pese a las adversidades. La “Lorenzoneta” sigue su marcha, con o sin frenos, hacia la gloria, y su último obstáculo es Argentina. La final promete ser un duelo épico, y Colombia está lista para enfrentarlo con la misma garra y valentía que ha mostrado hasta ahora.

Sigue leyendo

Trending