Falleció la senadora Piedad Córdoba en Medellín a causa de un infarto - Radio
Síguenos en

Actualidad

Falleció la senadora Piedad Córdoba en Medellín a causa de un infarto

Piedad Córdoba llegó sin signos vitales al hospital, con signos de livideces hipoperfundida y fue trasladada a sala de reanimación. Allí fue declarada muerta.

Publicado

on

Photo: Colprensa

En una clínica de Medellín falleció este sábado la senadora del Pacto Histórico, Piedad Córdoba. La senadora, quien, de hecho, había sufrido varios quebrantos de salud el año pasado y en 2022, por los que incluso estuvo en UCI, murió a causa de un infarto, según las versiones preliminares, en la Clínica Conquistadores.

Según se dio a conocer por medios nacionales, la excongresista estuvo reunida con su equipo de trabajo hasta las 9 de la noche de ayer viernes. Sin embargo, Córdoba fue trasladada al mediodía de este sábado al servicio de urgencias de la Clínica Conquistadores, donde un carro de Policías custodiaba esta tarde la entrada al centro médico.

De acuerdo al parte leído por el director de la Conquistadores, la política antioqueña llegó sobre las 12:50 pm y se aplicó el código azul, protocolo para atender paro cardiaco. Córdoba llegó sin signos vitales, con signos de livideces hipoperfundida y fue trasladada a sala de reanimación. Allí fue declarada muerta.

“A las 12:50 llegó acá, inmediatamente el cuerpo se atendió, se le hicieron todas las maniobras de reanimación, se estableció un código azul que es lo que se establece en estos casos y frente a la no respuesta, pues fue un paro cardiaco no presenciado se suspenden las maniobras y se declara paciente fallecida”, dijo a periodistas Martín Mora Rendón, director médico Clínica Conquistadores. El cuerpo de Córdoba fue entregado a Medicina legal.

“Admiradora de ella. Una mujer que luchó siempre por el país. Una vez me la encontré en un viaje y le di un abrazo. Adorada. Hermosa mujer. Esa piel tan linda, esos ojos sinceros. Le di doble beso y le dije: lástima que por seguridad no pueda presentarle dos amigas que adorarían darle este abrazo y me dijo: me las saludas y le das doble beso. Colombia pierde porque creo que ella ya no está luchando físicamente.

Pero ella ya dejó su legado. Vengo a despedirme porque es una mujer qué hay que agradecerle. Los que creyeron a ella o no. Adiós Piedad y gracias por venir a hacer mucho por este país”, le dijo una de sus vecinas a EL COLOMBIANO.

Una “verdadera liberal”

Córdoba fue electa senadora en las elecciones legislativas de 2022, después de pasar varios años alejada de la vida pública por una inhabilidad declarada en su contra que, al final, fue tumbada por el Consejo de Estado.

De hecho, tras salir elegida no pudo tomar posesión inmediata de su cargo en el Congreso porque a raíz de problemas de su estado físico fue ingresada a ese centro por urgencias. Por ese quebrando, el entonces presidente del Senado, Roy Barreras, tuvo que viajar a Medellín para juramentarla como senadora.

En julio de 2022, además, Córdoba fue internada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para adultos de la Clínica del Rosario de Medellín, tras ser trasladad hasta ese centro médico al sufrir una descompensación relacionada con su tensión.

En sus últimos años de actividad pública y ejercicio político, Córdoba enfrentó dos procesos por los que altamente cuestionada: el lío judicial contra su hermano Álvaro Córdoba –quien fue extraditado a Estados Unidos por posibles delitos relacionados con narcotráfico– y el llamado de la Corte Suprema de Justicia por su posible participación en relaciones irregulares con la extinta guerrilla de las Farc.

El presidente Gustavo Petro, quien precisamente le dio a Córdoba la oportunidad de revivir su vida política, a través del Pacto Histórico, reaccionó a la muerte de la congresista, a la que describió como una “verdadera liberal”.

“Piedad Córdoba fue una mujer golpeada por una época y una sociedad. Luchó toda su vida madura por una sociedad más democrática. Su cuerpo y su mente no resistieron la presión de una sociedad anacrónica, que aplaudía los ajustamientos de jóvenes, que odiaba el diálogo y la paz, que odiaba a los negros, a los indígenas y a los pobres, que la trataba como una criminal. Un procurador fascista la expulsó del senado y se burló de sus electores, quise resarcir el daño y ayudé a que hiciera parte de la lista del Pacto Histórico, sentí que lo merecía. Como congresista la conocí y como senadora murió. Una verdadera liberal ha muerto”.

Enmarcada en una ideología liberal y de izquierda, Córdoba fue una defensora de las minorías, la equidad de género, y la resolución pacífica al conflicto armado.

La sombra de Teodora de Bolívar

Además de la captura de su hermano Álvaro Fredy Córdoba por presuntos nexos con disidencias de las Farc, Córdoba también se vio involucrada en las polémicas revelaciones de Andrés Vásquez, un hombre que lideró su equipo de comunicaciones y que ahora la acusa de haber retrasado liberaciones de secuestrados de las Farc, cuando su trabajo era agilizarlas. En esas acusaciones, también fue señalada de haber sostenido estrechas relaciones con el expresidente de Venezuela Hugo Chávez y con el presunto testaferro de Nicolás Maduro, Álex Saab.

La sombra sobre los vínculos que tuvo con las Farc persiguió a Córdoba desde 2008, cuando la justicia abrió un caso al que le llamó Farcpolítica que está relacionado con más de 900 correos electrónicos encontrados durante la operación Fénix en el computador del jefe guerrillero Raúl Reyes y que estarían dirigidos a una mujer bajo el alias de Teodora de Bolívar, un nombre que desde esa época el entonces procurador Alejandro Ordóñez empezó a relacionar con la exsenadora.

Lo que precedió a ese espinoso capítulo de su vida fue la designación que en el 2007 le hizo el entonces presidente Álvaro Uribe como facilitadora del Acuerdo Humanitario entre el Gobierno y las Farc, que le permitió al Estado hacer cambios de presos políticos de las Farc por secuestrados.

Para esa época, según las acusaciones del exasesor Vásquez, la exsenadora se habría aprovechado de ese rol que le dio el Gobierno y habría empezado a intervenir en las decisiones que tomaba la guerrilla con respecto a los secuestrados. Las sugerencias, según ese testimonio, iban desde cómo mostrar a los cautivos para que no se vieran tan mal ante la opinión pública, hasta a quiénes liberar primero y a quienes no debido a su importancia política.

Por este caso, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia abrió una investigación y ha recopilado pruebas contra Córdoba. Ella respondió en su defensa que se trataba de un “refrito” y de una supuesta persecución, pero el alto tribunal mantuvo la investigación en marcha.

En mayo de 2022, a la senadora se le abrió otro lío cuando fue sorprendida intentando transportar 68.000 dólares en efectivo que planeaba mover en un vuelo internacional en el aeropuerto de Comayagua, en Honduras. Más allá de la sorprendente y abultada cantidad de dinero, que superaba los 267 millones de pesos, se trató de otro hecho desafortunado para quien la revivió en el escenario político colombiano: Gustavo Petro, quien llegó a decirle en su momento que era mejor “hacerse a un lado” una vez se posesionara como congresista.

Relación con Álex Saab

Otro hecho por el que la congresista electa tiene un expediente abierto es su presunta relación con Álex Saab, señalado testaferro de Nicolás Maduro. En enero de este año, una Comisión de Fiscalización ecuatoriana le entregó al presidente Iván Duque, a la Fiscalía General y al Congreso un expediente de 125 páginas en el que se recopilaron pruebas sobre presuntos nexos de políticos colombianos –entre ellos Piedad Córdoba– con Saab.

La congresista electa ha sido insistente en que no ha tenido relación con Saab, pero la Corte Suprema recopiló una serie de pruebas que fueron entregadas por Vásquez, que podrían incriminarla. Entre ellas están correos electrónicos, transacciones bancarias y soportes, que reposan dentro de la investigación que adelanta el alto tribunal.

Sigue leyendo

Actualidad

Victimas hacen reclamos ante libertad de Salvatore Mancuso

Luego de la llegada de Mancuso al país en febrero de 2024 tras purgar su condena por narcotráfico en Estados Unidos, hubo muchas decisiones judiciales sobre su libertad.

Publicado

on

Photo: Colprensa

Tras conocerse la liberación del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, las organizaciones de víctimas se han pronunciando para solicitarle compromisos con la verdad y la reparación de estas.

Según trascendió, el histórico jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia quedó libre luego de que se dictaminara que ya había cumplido su pena impuesta durante el proceso de Justicia y Paz, al que se acogió tras la desmovilización de las AUC.

Luego de cumplir sus obligaciones judiciales bajo Justicia y Paz, Mancuso ahora ostenta la figura de gestor de paz, por designación del presidente Gustavo Petro a través de una resolución que expidió en agosto de 2023, a la vez que fue admitido en la Jurisdicción Especial para la Paz JEP.

A raíz de esta situación, habitantes del Urabá Antioqueño, Córdoba, Montes de María y de pueblos a la orilla de los ríos Magdalena y Sinú han expresado su deseo de que Mancuso ahonde en la verdad que hay tras delitos como masacres, desplazamientos forzados y despojo de tierra del que fueron víctimas.

“Mancuso ya pagó su condena en Justicia y Paz. Pero las víctimas siguen esperando más verdad. Que él confiese todos esos hechos realizados –en connivencia con otros grupos armados y con empresarios– cuando estuvo con las autodefensas”, apuntó Nora Saldarriaga directora de la Fundación Forjando Futuros.

Saldarriaga también señaló que las organizaciones de la sociedad civil le reclaman al exjefe paramilitar que, si va a estar en la JEP aporte a la verdad y la justicia.

“Y por supuesto que se le den las garantías para que ayude al esclarecimiento de hechos tan importantes como la ubicación de las fosas y en donde están los desaparecidos, para que las víctimas puedan ser reparadas, puedan conocer los hechos y puedan tener esa verdad y así salir de esta situación tan crítica que sigue sumiendo a los colombianos”, apuntó Saldarriaga.

Luego de la llegada de Mancuso al país en febrero de 2024 tras purgar su condena por narcotráfico en Estados Unidos, hubo muchas decisiones judiciales sobre su libertad. La definitiva la emitió el pasado 4 de marzo una jueza de Justicia y Paz.

En ese momento la magistrada, por petición de la defensa, acumuló todos los procesos que mantenían a Mancuso en La Picota, y profirió fallo a su favor. Sustituyó las 57 medidas de aseguramiento por medidas “no privativas de la libertad”. Además, ordenó al Inpec expedir la debida boleta de salida.

Eso, sin embargo, no fue inmediato. El Inpec se tomó más de dos meses para remitir 31 oficios a los despachos judiciales entre Fiscalías, Juzgados, Tribunal Superior, Unidad Nacional de Lavado de Activos, Justicia Transicional, Derechos Humanos y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) para que cada uno informara si tenían algún pendiente con el ahora gestor de paz o en su contra proferidas medidas de aseguramiento.

Una vez fueron allegadas todas las respuestas y notificaciones, el Inpec procedió con el trámite de libertad.

Tras su salida de la cárcel, se prevé que Mancuso se radique en la ciudad de Medellín como ordenó la juez que le acumuló los procesos y concedió la libertad.

Eso sí, Mancuso no podrá desplazarse a las zonas donde tuvo injerencia criminal, es decir regiones como Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, César, Magdalena, Norte de Santander y La Guajira. Además, de los municipios de San Pedro de Urabá, Necoclí, Ituango, Arboletes y Apartado.

Pese a que hoy es un “gestor de paz”, actualmente Salvatore Mancuso tiene abiertos varios procesos judiciales en diferentes etapas por 65.067 hechos criminales por los que se emitirían 45 sentencias adicionales en su contra, según Justicia y Paz.

La justicia colombiana también lo vincula a múltiples masacres como la de Pichilín en Sucre, la masacre de Tasajera y El Salado en Bolívar, y otras más.

Sigue leyendo

Actualidad

La Armada logra la incautación de una tonelada de marihuana en San Andrés

En total fueron mas de una tonelada de marihuana y dos kilos de cocaína a bordo de una lancha tipo go fast que navegaba de manera rápida y sospechosa por San Andrés.

Publicado

on

Photo: Armada Nacional

Durante el desarrollo de actividades de patrullaje y control marítimo en el departamento del Archipiélago, la Armada de Colombia en una operación multinacional con la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial del Comando Sur de los Estados Unidos – JIATFS, incautó más de una tonelada de marihuana y dos kilogramos de clorhidrato de cocaína, los cuales eran transportados a bordo de una motonave tipo Go Fast que navegaba de forma sospechosa y a gran velocidad aproximadamente a 107 millas náuticas de la isla de San Andrés.

La operación inició al recibir una alerta sobre la presencia de una embarcación sospechosa, momento en el que se desplegó una Unidad Reacción Rápida – URR de la Estación de Guardacostas de San Andrés, que luego de una intensa persecución interceptó la motonave y puso fin a su intención criminal.

Durante la interdicción, los tripulantes de la motonave arrojaron al mar diferentes bultos, que fueron recuperados por personal de Guardacostas. Al interior de la embarcación fueron encontrados cinco tripulantes, tres de nacionalidad nicaragüense y dos costarricenses a bordo de la embarcación.

Posteriormente, los sujetos junto al alijo incautado fueron conducidos al muelle de la Estación de Guardacostas de San Andrés y puestos a disposición de las autoridades competentes por el presunto delito de fabricación, porte y tráfico de estupefacientes.

Efectivos del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación llevaron a cabo la Prueba de Identificación Preliminar Homologada- PIPH, la cual arrojó resultado positivo para 1,1 toneladas de marihuana y dos kilogramos de clorhidrato de cocaína.

Cabe destacar que las sustancias incautadas están avaluadas en el mercado ilegal en más de siete millones de dólares.

Sigue leyendo

Actualidad

Colombia vence a Uruguay 1-0 y es finalista de la Copa América

Colombia se prepara para enfrentar a la campeona del mundo, Argentina, con Lionel Messi incluido. Esta selección colombiana parece no asustarse ante la adversidad; de hecho, parece crecerse ante ella.

Publicado

on

Photo: Conmebol

Un gol de cabeza de Jéfferson Lerma fue suficiente para que Colombia asegurara su pase a la final de la Copa América, dejando en el camino a una dura selección uruguaya. Lo destacable del gol es que llegó por la vía aérea, un terreno en el que históricamente los uruguayos han sido muy fuertes. Esta anotación no solo significó la victoria, sino que demostró la capacidad de Colombia para competir y superar a sus oponentes en su propio terreno fuerte.

El partido tuvo un momento crítico cuando Daniel Muñoz fue expulsado después de caer en la provocación de los uruguayos. Esta situación dejó a Colombia con 10 hombres en un momento crucial del encuentro. Sin embargo, en lugar de acobardarse, el equipo mostró una gran garra y determinación para mantener su ventaja y asegurar la victoria.

El aliento de los hinchas fue un factor fundamental. Luis Díaz, en particular, buscaba constantemente el apoyo de los aficionados, utilizando su energía como combustible para no sentirse inferior. La berraquera colombiana se hizo presente en el campo, demostrando que, en términos de fuerza y determinación, los uruguayos no podrían superar a esta selección.

La actitud de la selección dirigida por Néstor Lorenzo ha demostrado que este equipo no solo juega buen fútbol, sino que también posee hombría, valentía y un profundo sentido de pertenencia. Estas cualidades, junto con el gol de Lerma, llevaron a Colombia a su tercera final de Copa América en toda su historia.

En 1975 llegó a la final pero perdió contra Perú. Sin embargo, en 2001, ganó el título frente a México. Ahora, Colombia se prepara para enfrentar a la campeona del mundo, Argentina, con Lionel Messi incluido. Esta selección colombiana parece no asustarse ante la adversidad; de hecho, parece crecerse ante ella.

El duelo ante Uruguay era la prueba que Colombia necesitaba para consolidarse como un serio candidato al título. Este equipo ha demostrado que no solo juega bonito, sino que también tiene la capacidad de unirse y superar obstáculos, impulsado por el apoyo incondicional de los colombianos.

James Rodríguez, desde el banco, representaba el sufrimiento y la emoción de todos los colombianos. Fue uno de los sacrificados para equilibrar al equipo tras la expulsión de Muñoz, mostrando que todos los jugadores están dispuestos a poner al equipo por encima de sus intereses personales.

Esta selección colombiana no retrocede; avanza con determinación pese a las adversidades. La “Lorenzoneta” sigue su marcha, con o sin frenos, hacia la gloria, y su último obstáculo es Argentina. La final promete ser un duelo épico, y Colombia está lista para enfrentarlo con la misma garra y valentía que ha mostrado hasta ahora.

Sigue leyendo

Trending