De esta manera salen siete ministros del gabinete del presidente Gustavo Petro - Radio
Síguenos en

Actualidad

De esta manera salen siete ministros del gabinete del presidente Gustavo Petro

Los ministros de Hacienda, Interior, Agricultura, Salud, Ciencia, Tecnologías de la Información y Comunicaciones y Transporte dejaron su cargo, según una información enviada desde el gobierno de Gustavo Petro.

Publicado

on

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha decidido este miércoles relevar a José Antonio Ocampo como ministro de Hacienda como parte de ocho cambios (siete de ministros y uno de la cabeza del Departamento Administrativo de la Presidencia) en su segunda crisis de Gabinete en los ocho meses que lleva en el poder.

Ocampo, un reputado economista que ya había encabezado la cartera de Hacienda, era representante del centro político y será reemplazado por Ricardo Bonilla. Los ministros del Interior, Agricultura, Salud, Ciencia, Tecnologías de la Información y Comunicaciones y Transporte también dejarán su cargo, anunció la presidencia en un comunicado.

“El programa de gobierno estableció una hoja de ruta para llevar a cabo el cambio por el cual votaron millones de colombianos y colombianas. A pesar de que mi gabinete, y su apuesta por el diálogo y el pacto, fue rechazado por alguna dirigencia política tradicional y del establecimiento, vamos a persistir con nuestro programa y nuestra vocación de grandes acuerdos nacionales”, señaló el mensaje firmado por el mandatario. “Hemos decidido configurar un gobierno para redoblar nuestra agenda de cambio social”, concluyó.

Petro saca de su Ejecutivo a los dos ministros que representaban una tecnocracia socialdemócrata, Ocampo y la ministra de Agricultura, Cecilia López. Los dos habrían firmado una carta con críticas a la reforma del sistema sanitario antes de que esta fuera presentada, pero sobrevivieron a la anterior crisis de Gabinete, en febrero, cuando el presidente sacó a tres ministros, incluyendo al firmante de la carta más contrario al proyecto, Alejandro Gaviria.

El relevo de Ocampo, un peso pesado del Gabinete, ha sido la mayor sorpresa. Como ya es costumbre cuando un país gira a la izquierda en América Latina, las expectativas en torno al encargado de llevar las riendas de la economía son enormes, y el nombre de Ocampo generaba alivio y tranquilidad tanto en mercados e inversionistas como en distintos sectores políticos y económicos. El profesor de la Universidad de Columbia y ex secretario ejecutivo de Naciones Unidas para el desarrollo de América Latina y el Caribe (Cepal), de 70 años, aceptó la cartera a pesar de que había asesorado la campaña del candidato de centro Sergio Fajardo. Su reemplazo, Ricardo Bonilla, ya fue secretario de Hacienda cuando Petro era alcalde de Bogotá y venía asesorando al mandatario en asuntos económicos como presidente de Findeter, una entidad del Estado que financia proyectos territoriales.

Aunque el recambio viene un día después de que Petro hablara del fin de la coalición política, solo le quitó la representación en el Gabinete a dos de los tres partidos tradicionales que la conforman y con los que había tensión por cuenta del trámite legislativo de la reforma a la salud y el plan de desarrollo. Se mantienen los ministerios liberales —Catalina Velasco en Vivienda y Néstor Osuna en Justicia—, mientras que sale el conservador Guillermo Reyes, de Transporte. También pierde su cuota ministerial La U, que tenía a Sandra Urrutia en el ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones. En su reemplazo llega Mauricio Lizcano, un político tradicional que hizo carrera en La U, pero que se salió de ese partido para las elecciones de 2022 y ahora encabeza uno propio, Gente en Movimiento. Lizcano deja la dirección del departamento administrativo de la presidencia, la entidad que maneja las oficinas del presidente y sus asesores y consejeros.

La salida de los dos representantes de los partidos de derecha de la coalición, a la vez que mantiene las dos del partido tradicional más cercano al petrismo, apunta al reforzamiento de personas tradicionalmente cercanas al presidente o a la izquierda, como es el caso de Bonilla en Hacienda.

También se nota en varios de los que reemplazan a ministros de centro. En Transporte, en lugar de un político conservador estará William Camargo, un ingeniero que ya tuvo un cargo directivo con Petro: fue su director del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) de Bogotá, la entidad encargada de las grandes obras civiles de la cuidad, como la construcción de las grandes vías. Camargo luego fue secretario de Movilidad de Cali, nombrado por el alcalde de izquierda Jorge Iván Ospina, y desde inicios del Gobierno Petro era el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

En una línea similar, el reemplazo de Lizcano en presidencia es Carlos Ramón González, presidente del Partido Alianza Verde y una de las figuras más a la izquierda de esa agrupación. González fue exguerrillero del M-19 como Petro, luego representante a la Cámara por Oxígeno Verde (la semilla del actual partido) y ha sido aliado de Petro a lo largo de su carrera política. Su esposa Luz Dana Leal es directora de empleo y emprendimiento en el SENA, la entidad estatal de educación técnica y tecnológica.

Además, el excongresista liberal Luis Fernando Velasco, del ala más socialdemócrata de ese partido, pasará de ser consejero presidencial a ministro del Interior en reemplazo de Alfonso Prada, un político verde con raíces menos a la izquierda que González. Velasco fue uno de los liberales más visibles en apoyar a Petro en la campaña presidencial de 2022, e incluso buscó llevar a ese partido a la coalición de izquierda.

Además de ese giro político y del ruido por la salida de Ocampo, causó revuelo la salida de Carolina Corcho, la ministra de Salud. Su defensa a ultranza y sin concesiones de su versión de la reforma del sistema de salud que ya se ha comenzado a debatir en el Congreso fue la principal causa de la fractura de la coalición de Gobierno. Ya había salido victoriosa del pulso interno que la enfrentó a Alejandro Gaviria. La reforma sigue su curso en el legislativo sin mayorías garantizadas. El médico Guillermo Alfonso Jaramillo, quien fue alcalde de Ibagué y había sido secretario de Salud en la Alcaldía de Petro, será el nuevo responsable de la cartera.

Sigue leyendo

Actualidad

Anato anuncia senda positiva en venta de servicios turísticos para este año

Anato informó que el año 2024, podría marcar una pauta para recuperar la senda positiva que venía presentándose y seguir posicionando al turismo como un motor impulsor de desarrollo.

Publicado

on

Photo: Radio Seaflower

Según información de la Asociación Nacional de Agencias de viajes y turismo, Anato, en el 2023, la inflación, sumado a las altas tasas de interés, fueron factores que causaron un desestímulo en la compra de bienes y servicios turísticos en el país. Sin embargo, el año 2024, podría marcar una pauta para recuperar la senda positiva que venía presentándose y seguir posicionando al turismo como un motor impulsor de desarrollo.

La variación  del IPC anual de marzo continuó a la baja y se ubicó en un 7,36%; y la variación en el índice de precios de transporte de pasajeros en avión fue de -17,11%; y el de los paquetes turísticos del -3,82%.

“Este efecto puede deberse a la recuperación de la conectividad aérea en el país, que ahora cuenta con mayor oferta de rutas y frecuencias con la llegada de nuevas aerolíneas, generando más competitividad para el país, así como también debido a la estabilización en los precios del combustible”, afirmó Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de ANATO.

De hecho, el transporte de pasajeros en avión fue el quinto rubro con mayor disminución en el índice de precios, y los paquetes turísticos, el número 18, entre 188 subclases de productos y servicios.

“Estos resultados son, sin duda, una oportunidad para que trabajemos como sector en impulsar el turismo interno de Colombia, crear acciones que potencialicen los atractivos de nuestro país y de esta forma seguir contribuyendo al desarrollo de todas las regiones del territorio nacional”, concluyó la dirigente gremial.

Sigue leyendo

Actualidad

Sigue controversia injerencia de Gobierno con cafeteros en Colombia

Los cafeteros reclaman del Gobierno que subsidie los insumos del sector agropecuario en un 50% para pequeños productores y del 40% para los demás productores, sean estos medianos o grandes.

Publicado

on

Photo: Colprensa

Los intentos del Gobierno Nacional por disuadir a los cafeteros de Antioquia de realizar la protesta que tienen programada para este miércoles no han funcionado y el movimiento sigue en firme, según confirmó uno de los organizadores.

“Nos han estado llamando desde el viernes pero no vamos a hablar con ellos porque solo ahora que tenemos programado este plantón ya sí dicen que tienen las soluciones desde Bogotá”, expresó Alonso Suárez, integrante del movimiento Dignidad Cafetera.

El líder gremial informó que por lo pronto parecen superadas todas las expectativas de asistencia, pues, por ejemplo, contaban apenas con dos “chivas” desde Betulia pero ya llevan cuatro fletadas y considera que pueden llegar a las cinco, fuera de las dos que salen desde el corregimiento Altamira, del mismo municipio, en el suroeste del departamento.

Igualmente, tienen presupuestadas dos o tres buses tipo escalera desde Salgar y por lo menos cinco desde Andes. Fuera de eso, de acuerdo con Suárez, irían muchos más en sus propias motos y carros para la concentración que se iniciará desde las ocho de la mañana de este 17 de abril en el municipio de La Pintada.

Allí se reunirán con otros cultivadores del grano que han aceptado la convocatoria desde cerca de ocho municipios del Eje Cafetero, como Pácora, Salamina, Aguadas y Riosucio (Caldas).

Los campesinos están enarbolando un pliego de peticiones que contiene nueve puntos. El primero de ellos tiene que ver con un precio de compra del grano cercano a los dos millones de pesos por carga, con un subsidio, para que permita recoger los costos de producción y un margen de utilidad.

“Actualmente estamos produciendo a pérdida, porque aunque en los últimos días el precio internacional ha subido, ¿esto será por cuánto tiempo? y ese precio no nos va a tocar a los de la cosecha de Antioquia ni a algunos del Huila. Estamos vendiendo la carga a 1.420.000 pesos y producirla vale entre 1.600.000 y 1.700.000 pesos, o sea que estamos produciendo a pérdida”, se lamentó Suárez.

El segundo punto es el otorgamiento de créditos de fomento a cinco años con tasas de interés iguales o menores al 2% anual, para renovación por siembra o zoca y con un periodo de gracia de dos años, mientras se reactiva la caficultura, pero eliminando condiciones que, según los caficultores, les impiden el acceso como que sean solo para campesinos con menos de cinco hectáreas y que no tengan reportes por deudas.

Abogan, igualmente, por una política de alivio a las deudas ya contraídas que contemple condonaciones parciales de capital y totales de intereses.

Adicionalmente, reclaman del Gobierno que subsidie los insumos del sector agropecuario en un 50% para pequeños productores y del 40% para los demás productores, sean estos medianos o grandes.

Otro punto, esencial para ellos y, según dicen, en general para todos los productores del agro, es la revisión del catastro multipropósito que “eleva el precio de las propiedades y pone impuestos confiscatorios para el agro”. Según Suárez, en algunos municipios donde este se ha aplicado el impuesto predial ha aumentado hasta en un 4.000 por ciento “En Andes ocurrió que hicieron una protesta y lograron bajarlo, pero hay incrementos impagables”, recalcó Suárez.

Aparte de eso, los cafeteros plantean la constitución de una Mesa por la Verdad Cafetera que debe incluir el trámite de la reforma estatutaria y la restructuración de la Federación Nacional de Cafeteros y, finalmente, hablan de propiciar un nuevo Pacto Cafetero a nivel mundial, convocando a todos los países productores de café arábigo y que se impongan aranceles a los cafés que se importan al país.

Dignidad Cafetera indicó que está de acuerdo con la reactivación del Fondo de Estabilización de Precios que ha propuesto el gobierno de Gustavo Petro, pero advirtió que en este solo hay 365.000 millones de pesos que no alcanzan para comprar la cosecha cafetera y por eso se requiere que del presupuesto nacional le inyecten más o menos unos 800.000 millones de pesos más para resolver las peticiones de los caficultores.

“Después del plantón nos sentaremos a analizar y si el Gobierno no nos escucha vamos a recoger plata para hacer el gran paro nacional cafetero indefinido”, advirtió Suárez al recordar el movimiento del año 2013, que alteró la vida en todo el país y culminó cuando el presidente Juan Manuel Santos cedió a las peticiones de distintos sectores agropecuarios, con una inyección de 1,3 billones de pesos.

Sigue leyendo

Actualidad

Crece preocupación por sequía en embalses en Colombia y posible racionamiento

Los niveles críticos en los embalses podría llevar a que el Gobierno ordene el uso de termoeléctricas a toda capacidad para compensar la falta de hidroeléctricas en el país.

Publicado

on

Photo: Colprensa

Este fin de semana continuaron las malas noticias sobre los embalses para generar energía en Colombia. Su nivel bajó de 30% por primera vez en el siglo, y el domingo alcanzaron un volumen útil diario de 29,78%.

Según XM, operador del Sistema Interconectado y administrador del Mercado de Energía Mayorista, a nivel regional el caso más crítico es el de Oriente, que muestra niveles de 10,88%.

Por su parte, en Antioquia se observó un promedio de 28,68%, y en la región Centro, de 41%.

Al respecto, Alejandro Castañeda, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), explicó que el 27% es la cifra mágica, porque en ese punto podrían empezar a entrar en fallo los embalses y habría que dejarlos de usar por un tiempo.

Según Castañeda, “estamos en una situación crítica, en los últimos 10 días las lluvias no se han consolidado, el fenómeno de El Niño sigue haciendo lo suyo”.

En declaraciones a Blu Radio, el líder del gremio expresó que a pesar de que cada embalse es un mundo diferente, el nivel debajo del 27% sería un mundo desconocido para el país.

Y continuó que frente a la crisis energética y el apagón en 1992, la gran diferencia es que hoy en día las termoeléctricas sí están funcionando y de hecho han respaldado al sistema desde finales del año pasado, lo que permitió ahorrar agua.

Entre tanto, en 1992 debió apelarse a gastar toda el agua que los embalses iban acumulando, lo cual provocó el crítico precedente.

Castañeda cuestionó que el consumo de energía sigue disparado en el país, y llamó a adoptar medidas como pedirle a los industriales que vendan sus excedentes de energía y crear incentivos para que los usuarios ahorren.

El centro de pensamiento Anif reiteró la preocupación nacional, en el sentido que “somos altamente dependientes de la generación de energía hidroeléctrica (68,3% de la matriz energética)”.

Recordó que “la generación de energía por medio de fuentes térmicas implica un mayor costo que recae directamente sobre los consumidores”.

Sigue leyendo

Trending