Empresarios quieren aportar a bajar la inflación pero piden garantías del Gobierno - Radio
Síguenos en

Actualidad

Empresarios quieren aportar a bajar la inflación pero piden garantías del Gobierno

Expertos de Bbva Research vaticinan que la inflación se mantenga alta por unos meses más y coinciden en que cerraría el año en 9%, para luego bajar al 5% en 2024.

Publicado

on

Photo: Colprensa

Como en febrero la inflación había dado un leve respiro el Gobierno consideró que había tocado techo e hizo cuentas, por decir lo menos, alegres. El panorama es más que incierto pues ayer el Dane dio a conocer que a marzo los precios, en su variación anual, encarecieron 13,34%, alcanzando un máximo de 24 años.

En ese sentido causaron sorpresa las posturas del Ejecutivo. Primero fue el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, quien celebró que la comida esté bajando levemente de precio, pero viendo que en general todo sigue por las nubes les pidió a los empresarios de la industria y el sector servicios que ayuden a combatir la carestía.

Su pronunciamiento recordó las palabras del presidente Gustavo Petro hace un mes, cuando les sugirió a los bancos bajar la tasa de interés ante la difícil coyuntura, lo que en efecto terminó ocurriendo luego de que varios apostaran por ser más flexibles en tarjetas de crédito, principalmente (ver recuadro).

¿Pero están los empresarios en capacidad de asumir este nuevo reto? Parece difícil. Juan Carlos Tirado, gerente de la cadena EE Hoteles, valoró que el llamado de Ocampo le apunte a reducir los precios de servicios públicos, pero apuntó que a sectores como el que él representa les queda difícil dar una mano en este momento porque, incluso, todavía están pagando créditos solicitados para sobrevivir durante la pandemia.

Según el Dane, en los últimos doce meses la categoría de Restaurantes y Hoteles es la segunda que más subió después de la de alimentos, con un 18,67% (ver gráfico).

Para Tirado, en este caso encaja perfectamente la frase “ayúdate que yo te ayudaré”, porque para poder bajar precios se necesitan estímulos. En los alojamientos y la cadena turística, por ejemplo, sugirió reducir el IVA de los tiquetes aéreos del 19% al 5% y garantizar la seguridad y el estado de las carreteras –que aunados al cese de operaciones de Viva y Ultra están afectando la llegada de viajeros a Medellín–.

“Uno quisiera ayudar, pero las condiciones no se prestan (…) y para colmo viene una reforma laboral que para nosotros, que tenemos una actividad intensiva en mano de obra, puede aumentar entre 26% y 30% esos costos”, agregó.

En una línea similar, el investigador económico Luis Fernando Ramírez compartió que si el Gobierno quiere que los empresarios den una mano les debe dar ciertos estímulos.

“Uno se pregunta, sin aviación –en referencia al cese de Viva y Ultra–, carreteras afectadas y la gasolina subiendo mes a mes cómo pretenden que las empresas ayuden. En el tema de los tasas los bancos ya hicieron lo suyo, y los comerciantes, por ejemplo, están trabajando con menos márgenes de ganancia”, explicó.

A ojos de Ramírez, el Gobierno tiene que pensar en poner en pausa los agresivos –y necesarios a la vez– incrementos en el precio de la gasolina, o por lo menos hacerlos con menos fuerza; y al mismo tiempo recuperar la seguridad para el transporte de carga, que está teniendo que buscar vías alternas y pagar altos fletes, encareciendo todo.

Esta última situación la ha advertido Javier Díaz, presidente de Analdex, gremio del comercio exterior, quien dijo que debido a la tensa situación en el Bajo Cauca hay una proporción importante de materia prima e insumos que llegan desde el Caribe y debe moverse por vías alternas que hacen más costoso el transporte.

El hecho es que el pronunciamiento de Ocampo levantó ampolla en un sector empresarial que este año ha tenido que encarar la entrada en vigencia de la reforma tributaria aprobada el año pasado y sus cambios en impuestos, así como los altos precios y la subida de tasas de interés.

En concepto de Michel Janna, presidente del Autorregulador del Mercado de Valores de Colombia, si bien los empresarios pueden contribuir a bajar los altos precios, hay dos factores en los que el Gobierno es el único responsable y puede actuar primero: “Un gasto público que crecerá demasiado este año (2,3 puntos del PIB) y una devaluación que se nutre de la incertidumbre que generan los anuncios de marchitar aceleradamente los sectores petrolero y minero”.

Por el momento hay dos gremios que “le copiaron” al Ejecutivo. Según el presidente Gustavo Petro se acordó con la Andi y la Sociedad de Agricultores de Colombia diseñar e implementar medidas para la reducción de los precios de los alimentos.

Sin dar más detalles sobre el plan, el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, indicó que “situaciones extraordinarias como los incrementos registrados en la inflación requieren de esfuerzos de todos. Hemos acordado trabajar conjuntamente para buscar soluciones. Hay temas macro y temas micro que están afectando los precios y la economía, hay que solucionarlos”.

¿A dónde irán los precios?

En medio del debate hay que decir que junto a la comida y el sector de restaurantes y hoteles, los artículos para el hogar como jabones y detergentes y el transporte son los que más costosos se volvieron en el último año.

Si se habla exclusivamente de marzo la inflación reportada por el Dane fue del 1,05% impulsada por los servicios públicos, los alimentos y el ajuste de tarifas en el transporte urbano.

Así, los analistas de Bancolombia consideran que el Banco de la República haría una subida de tasas más y las llevaría al 13,25%; entre tanto, ven la inflación terminando en 9% este año.

Por su parte, los expertos de Bbva Research vaticinan que los precios se mantengan en niveles altos por unos meses más y coinciden en que cerraría el año en 9%, para luego bajar al 5% en 2024

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

Anato anuncia senda positiva en venta de servicios turísticos para este año

Anato informó que el año 2024, podría marcar una pauta para recuperar la senda positiva que venía presentándose y seguir posicionando al turismo como un motor impulsor de desarrollo.

Publicado

on

Photo: Radio Seaflower

Según información de la Asociación Nacional de Agencias de viajes y turismo, Anato, en el 2023, la inflación, sumado a las altas tasas de interés, fueron factores que causaron un desestímulo en la compra de bienes y servicios turísticos en el país. Sin embargo, el año 2024, podría marcar una pauta para recuperar la senda positiva que venía presentándose y seguir posicionando al turismo como un motor impulsor de desarrollo.

La variación  del IPC anual de marzo continuó a la baja y se ubicó en un 7,36%; y la variación en el índice de precios de transporte de pasajeros en avión fue de -17,11%; y el de los paquetes turísticos del -3,82%.

“Este efecto puede deberse a la recuperación de la conectividad aérea en el país, que ahora cuenta con mayor oferta de rutas y frecuencias con la llegada de nuevas aerolíneas, generando más competitividad para el país, así como también debido a la estabilización en los precios del combustible”, afirmó Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de ANATO.

De hecho, el transporte de pasajeros en avión fue el quinto rubro con mayor disminución en el índice de precios, y los paquetes turísticos, el número 18, entre 188 subclases de productos y servicios.

“Estos resultados son, sin duda, una oportunidad para que trabajemos como sector en impulsar el turismo interno de Colombia, crear acciones que potencialicen los atractivos de nuestro país y de esta forma seguir contribuyendo al desarrollo de todas las regiones del territorio nacional”, concluyó la dirigente gremial.

Sigue leyendo

Actualidad

Sigue controversia injerencia de Gobierno con cafeteros en Colombia

Los cafeteros reclaman del Gobierno que subsidie los insumos del sector agropecuario en un 50% para pequeños productores y del 40% para los demás productores, sean estos medianos o grandes.

Publicado

on

Photo: Colprensa

Los intentos del Gobierno Nacional por disuadir a los cafeteros de Antioquia de realizar la protesta que tienen programada para este miércoles no han funcionado y el movimiento sigue en firme, según confirmó uno de los organizadores.

“Nos han estado llamando desde el viernes pero no vamos a hablar con ellos porque solo ahora que tenemos programado este plantón ya sí dicen que tienen las soluciones desde Bogotá”, expresó Alonso Suárez, integrante del movimiento Dignidad Cafetera.

El líder gremial informó que por lo pronto parecen superadas todas las expectativas de asistencia, pues, por ejemplo, contaban apenas con dos “chivas” desde Betulia pero ya llevan cuatro fletadas y considera que pueden llegar a las cinco, fuera de las dos que salen desde el corregimiento Altamira, del mismo municipio, en el suroeste del departamento.

Igualmente, tienen presupuestadas dos o tres buses tipo escalera desde Salgar y por lo menos cinco desde Andes. Fuera de eso, de acuerdo con Suárez, irían muchos más en sus propias motos y carros para la concentración que se iniciará desde las ocho de la mañana de este 17 de abril en el municipio de La Pintada.

Allí se reunirán con otros cultivadores del grano que han aceptado la convocatoria desde cerca de ocho municipios del Eje Cafetero, como Pácora, Salamina, Aguadas y Riosucio (Caldas).

Los campesinos están enarbolando un pliego de peticiones que contiene nueve puntos. El primero de ellos tiene que ver con un precio de compra del grano cercano a los dos millones de pesos por carga, con un subsidio, para que permita recoger los costos de producción y un margen de utilidad.

“Actualmente estamos produciendo a pérdida, porque aunque en los últimos días el precio internacional ha subido, ¿esto será por cuánto tiempo? y ese precio no nos va a tocar a los de la cosecha de Antioquia ni a algunos del Huila. Estamos vendiendo la carga a 1.420.000 pesos y producirla vale entre 1.600.000 y 1.700.000 pesos, o sea que estamos produciendo a pérdida”, se lamentó Suárez.

El segundo punto es el otorgamiento de créditos de fomento a cinco años con tasas de interés iguales o menores al 2% anual, para renovación por siembra o zoca y con un periodo de gracia de dos años, mientras se reactiva la caficultura, pero eliminando condiciones que, según los caficultores, les impiden el acceso como que sean solo para campesinos con menos de cinco hectáreas y que no tengan reportes por deudas.

Abogan, igualmente, por una política de alivio a las deudas ya contraídas que contemple condonaciones parciales de capital y totales de intereses.

Adicionalmente, reclaman del Gobierno que subsidie los insumos del sector agropecuario en un 50% para pequeños productores y del 40% para los demás productores, sean estos medianos o grandes.

Otro punto, esencial para ellos y, según dicen, en general para todos los productores del agro, es la revisión del catastro multipropósito que “eleva el precio de las propiedades y pone impuestos confiscatorios para el agro”. Según Suárez, en algunos municipios donde este se ha aplicado el impuesto predial ha aumentado hasta en un 4.000 por ciento “En Andes ocurrió que hicieron una protesta y lograron bajarlo, pero hay incrementos impagables”, recalcó Suárez.

Aparte de eso, los cafeteros plantean la constitución de una Mesa por la Verdad Cafetera que debe incluir el trámite de la reforma estatutaria y la restructuración de la Federación Nacional de Cafeteros y, finalmente, hablan de propiciar un nuevo Pacto Cafetero a nivel mundial, convocando a todos los países productores de café arábigo y que se impongan aranceles a los cafés que se importan al país.

Dignidad Cafetera indicó que está de acuerdo con la reactivación del Fondo de Estabilización de Precios que ha propuesto el gobierno de Gustavo Petro, pero advirtió que en este solo hay 365.000 millones de pesos que no alcanzan para comprar la cosecha cafetera y por eso se requiere que del presupuesto nacional le inyecten más o menos unos 800.000 millones de pesos más para resolver las peticiones de los caficultores.

“Después del plantón nos sentaremos a analizar y si el Gobierno no nos escucha vamos a recoger plata para hacer el gran paro nacional cafetero indefinido”, advirtió Suárez al recordar el movimiento del año 2013, que alteró la vida en todo el país y culminó cuando el presidente Juan Manuel Santos cedió a las peticiones de distintos sectores agropecuarios, con una inyección de 1,3 billones de pesos.

Sigue leyendo

Actualidad

Crece preocupación por sequía en embalses en Colombia y posible racionamiento

Los niveles críticos en los embalses podría llevar a que el Gobierno ordene el uso de termoeléctricas a toda capacidad para compensar la falta de hidroeléctricas en el país.

Publicado

on

Photo: Colprensa

Este fin de semana continuaron las malas noticias sobre los embalses para generar energía en Colombia. Su nivel bajó de 30% por primera vez en el siglo, y el domingo alcanzaron un volumen útil diario de 29,78%.

Según XM, operador del Sistema Interconectado y administrador del Mercado de Energía Mayorista, a nivel regional el caso más crítico es el de Oriente, que muestra niveles de 10,88%.

Por su parte, en Antioquia se observó un promedio de 28,68%, y en la región Centro, de 41%.

Al respecto, Alejandro Castañeda, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), explicó que el 27% es la cifra mágica, porque en ese punto podrían empezar a entrar en fallo los embalses y habría que dejarlos de usar por un tiempo.

Según Castañeda, “estamos en una situación crítica, en los últimos 10 días las lluvias no se han consolidado, el fenómeno de El Niño sigue haciendo lo suyo”.

En declaraciones a Blu Radio, el líder del gremio expresó que a pesar de que cada embalse es un mundo diferente, el nivel debajo del 27% sería un mundo desconocido para el país.

Y continuó que frente a la crisis energética y el apagón en 1992, la gran diferencia es que hoy en día las termoeléctricas sí están funcionando y de hecho han respaldado al sistema desde finales del año pasado, lo que permitió ahorrar agua.

Entre tanto, en 1992 debió apelarse a gastar toda el agua que los embalses iban acumulando, lo cual provocó el crítico precedente.

Castañeda cuestionó que el consumo de energía sigue disparado en el país, y llamó a adoptar medidas como pedirle a los industriales que vendan sus excedentes de energía y crear incentivos para que los usuarios ahorren.

El centro de pensamiento Anif reiteró la preocupación nacional, en el sentido que “somos altamente dependientes de la generación de energía hidroeléctrica (68,3% de la matriz energética)”.

Recordó que “la generación de energía por medio de fuentes térmicas implica un mayor costo que recae directamente sobre los consumidores”.

Sigue leyendo

Trending