Julio Gallardo fue absuelto por la Corte Suprema por el 'Cartel de la Toga' - Radio
Síguenos en

Actualidad

Julio Gallardo fue absuelto por la Corte Suprema por el ‘Cartel de la Toga’

La Corte no encontró pruebas suficientes para demostrar culpabilidad alguna por parte de Gallardo Archbold, quien fue acusado de firmarlos con la intención de apropiarse de recursos estatales.

Publicado

on

Photo: Noticias al Mediodia

La Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia absolvió al expresidente de la Cámara de Representantes Julio Eugenio Gallardo Archbold, condenado por el llamado cartel de la toga.

Gallardo fue absuelto del delito de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, por el cual había sido acusado tras presuntas irregularidades en un contrato suscrito entre el representante legal de la Comercializadora Feralg Ltda y Alfredo Ape Cuello, sucesor del entonces presidente de la Cámara de Representantes.

El objeto del contrato, suscrito en agosto de 2016, se centraba en la adquisición de equipos de cómputo e impresoras, al igual que otros elementos informáticos con destino a los integrantes de esa Corporación.

En su momento, Dairo Antonio Tapia Mejía, apoderado judicial de la Cámara de Representantes presentó una demanda civil argumentando que esa corporación pudo verse afectada patrimonialmente por la conducta punible de Gallardo Archbold, así como el daño moral causado “por los escándalos de corrupción que se suscitaron con la celebración de ese contrato” y que alegaban presuntos sobrecostos en los mismos.

El abril de 2022, la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia absolvió al expresidente de la Cámara del delito de peculado por apropiación en concurso homogéneo y sucesivo. La decisión se tomó luego de evaluar su participación en la firma de contratos de prestación de servicios entre 2005 y 2006.

El alto tribunal analizó cinco contratos en particular: 01 y 059 de 2006 y los contratos 265, 382 y 10 de 2005; y encontró que el contrato 01 de 2006 se ajustó a la ley y se realizaron las cuantificaciones de honorarios conforme a los criterios establecidos, sin evidencias de sobrecostos o detrimento patrimonial. “La celebración del contrato se ajustó a las previsiones del artículo 32 de la Ley 80 de 1993″, afirmó la Sala.

En relación con los otros contratos, la Corte no encontró pruebas suficientes para demostrar culpabilidad alguna por parte de Gallardo Archbold, quien fue acusado de firmarlos con la intención de apropiarse de recursos estatales. “No se demostró actuar doloso de Gallardo Archbold”, concluyó la Sala al referirse a los contratos 265 y 059 de 2006.

Además, respecto a los contratos 382 de 2005 y 10 de 2006, “no se logró acreditar que el acusado los hubiese suscrito con conocimiento y voluntad de disponer de recursos estatales a favor de terceros”. Esta falta de evidencia favoreció la aplicación del principio de resolución de la duda a favor del acusado.

Por lo tanto, la Corte Suprema absolvió a Gallardo Archbold de todos los cargos. Este fallo se producía en un contexto donde varias de sus acciones como legislador estaban bajo la lupa de la justicia, principalmente debido a la interpretación de que los contratos suscritos eran innecesarios y contrariaban la política de racionalización del gasto público implementada en ese momento.

Su participación en el ‘cartel de la toga’

En otro proceso judicial, Gallardo Archbold no corrió con la misma suerte. Dentro del llamado cartel de la toga, fue condenado por cohecho. Un juzgado de circuito de Bogotá lo encontró culpable de entregar la suma de $200 millones entre 2014 y 2015, con el objetivo de influir en una investigación en su contra llevada a cabo por la Corte Suprema de Justicia durante su período como congresista entre 2014 y 2018.

De acuerdo con las investigaciones, el excongresista hizo llegar el dinero del soborno a través del abogado y exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno Rivera, con lo que se pudo materializar el delito de cohecho por dar u ofrecer.

Sigue leyendo

Actualidad

Victimas hacen reclamos ante libertad de Salvatore Mancuso

Luego de la llegada de Mancuso al país en febrero de 2024 tras purgar su condena por narcotráfico en Estados Unidos, hubo muchas decisiones judiciales sobre su libertad.

Publicado

on

Photo: Colprensa

Tras conocerse la liberación del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, las organizaciones de víctimas se han pronunciando para solicitarle compromisos con la verdad y la reparación de estas.

Según trascendió, el histórico jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia quedó libre luego de que se dictaminara que ya había cumplido su pena impuesta durante el proceso de Justicia y Paz, al que se acogió tras la desmovilización de las AUC.

Luego de cumplir sus obligaciones judiciales bajo Justicia y Paz, Mancuso ahora ostenta la figura de gestor de paz, por designación del presidente Gustavo Petro a través de una resolución que expidió en agosto de 2023, a la vez que fue admitido en la Jurisdicción Especial para la Paz JEP.

A raíz de esta situación, habitantes del Urabá Antioqueño, Córdoba, Montes de María y de pueblos a la orilla de los ríos Magdalena y Sinú han expresado su deseo de que Mancuso ahonde en la verdad que hay tras delitos como masacres, desplazamientos forzados y despojo de tierra del que fueron víctimas.

“Mancuso ya pagó su condena en Justicia y Paz. Pero las víctimas siguen esperando más verdad. Que él confiese todos esos hechos realizados –en connivencia con otros grupos armados y con empresarios– cuando estuvo con las autodefensas”, apuntó Nora Saldarriaga directora de la Fundación Forjando Futuros.

Saldarriaga también señaló que las organizaciones de la sociedad civil le reclaman al exjefe paramilitar que, si va a estar en la JEP aporte a la verdad y la justicia.

“Y por supuesto que se le den las garantías para que ayude al esclarecimiento de hechos tan importantes como la ubicación de las fosas y en donde están los desaparecidos, para que las víctimas puedan ser reparadas, puedan conocer los hechos y puedan tener esa verdad y así salir de esta situación tan crítica que sigue sumiendo a los colombianos”, apuntó Saldarriaga.

Luego de la llegada de Mancuso al país en febrero de 2024 tras purgar su condena por narcotráfico en Estados Unidos, hubo muchas decisiones judiciales sobre su libertad. La definitiva la emitió el pasado 4 de marzo una jueza de Justicia y Paz.

En ese momento la magistrada, por petición de la defensa, acumuló todos los procesos que mantenían a Mancuso en La Picota, y profirió fallo a su favor. Sustituyó las 57 medidas de aseguramiento por medidas “no privativas de la libertad”. Además, ordenó al Inpec expedir la debida boleta de salida.

Eso, sin embargo, no fue inmediato. El Inpec se tomó más de dos meses para remitir 31 oficios a los despachos judiciales entre Fiscalías, Juzgados, Tribunal Superior, Unidad Nacional de Lavado de Activos, Justicia Transicional, Derechos Humanos y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) para que cada uno informara si tenían algún pendiente con el ahora gestor de paz o en su contra proferidas medidas de aseguramiento.

Una vez fueron allegadas todas las respuestas y notificaciones, el Inpec procedió con el trámite de libertad.

Tras su salida de la cárcel, se prevé que Mancuso se radique en la ciudad de Medellín como ordenó la juez que le acumuló los procesos y concedió la libertad.

Eso sí, Mancuso no podrá desplazarse a las zonas donde tuvo injerencia criminal, es decir regiones como Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, César, Magdalena, Norte de Santander y La Guajira. Además, de los municipios de San Pedro de Urabá, Necoclí, Ituango, Arboletes y Apartado.

Pese a que hoy es un “gestor de paz”, actualmente Salvatore Mancuso tiene abiertos varios procesos judiciales en diferentes etapas por 65.067 hechos criminales por los que se emitirían 45 sentencias adicionales en su contra, según Justicia y Paz.

La justicia colombiana también lo vincula a múltiples masacres como la de Pichilín en Sucre, la masacre de Tasajera y El Salado en Bolívar, y otras más.

Sigue leyendo

Actualidad

La Armada logra la incautación de una tonelada de marihuana en San Andrés

En total fueron mas de una tonelada de marihuana y dos kilos de cocaína a bordo de una lancha tipo go fast que navegaba de manera rápida y sospechosa por San Andrés.

Publicado

on

Photo: Armada Nacional

Durante el desarrollo de actividades de patrullaje y control marítimo en el departamento del Archipiélago, la Armada de Colombia en una operación multinacional con la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial del Comando Sur de los Estados Unidos – JIATFS, incautó más de una tonelada de marihuana y dos kilogramos de clorhidrato de cocaína, los cuales eran transportados a bordo de una motonave tipo Go Fast que navegaba de forma sospechosa y a gran velocidad aproximadamente a 107 millas náuticas de la isla de San Andrés.

La operación inició al recibir una alerta sobre la presencia de una embarcación sospechosa, momento en el que se desplegó una Unidad Reacción Rápida – URR de la Estación de Guardacostas de San Andrés, que luego de una intensa persecución interceptó la motonave y puso fin a su intención criminal.

Durante la interdicción, los tripulantes de la motonave arrojaron al mar diferentes bultos, que fueron recuperados por personal de Guardacostas. Al interior de la embarcación fueron encontrados cinco tripulantes, tres de nacionalidad nicaragüense y dos costarricenses a bordo de la embarcación.

Posteriormente, los sujetos junto al alijo incautado fueron conducidos al muelle de la Estación de Guardacostas de San Andrés y puestos a disposición de las autoridades competentes por el presunto delito de fabricación, porte y tráfico de estupefacientes.

Efectivos del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación llevaron a cabo la Prueba de Identificación Preliminar Homologada- PIPH, la cual arrojó resultado positivo para 1,1 toneladas de marihuana y dos kilogramos de clorhidrato de cocaína.

Cabe destacar que las sustancias incautadas están avaluadas en el mercado ilegal en más de siete millones de dólares.

Sigue leyendo

Actualidad

Colombia vence a Uruguay 1-0 y es finalista de la Copa América

Colombia se prepara para enfrentar a la campeona del mundo, Argentina, con Lionel Messi incluido. Esta selección colombiana parece no asustarse ante la adversidad; de hecho, parece crecerse ante ella.

Publicado

on

Photo: Conmebol

Un gol de cabeza de Jéfferson Lerma fue suficiente para que Colombia asegurara su pase a la final de la Copa América, dejando en el camino a una dura selección uruguaya. Lo destacable del gol es que llegó por la vía aérea, un terreno en el que históricamente los uruguayos han sido muy fuertes. Esta anotación no solo significó la victoria, sino que demostró la capacidad de Colombia para competir y superar a sus oponentes en su propio terreno fuerte.

El partido tuvo un momento crítico cuando Daniel Muñoz fue expulsado después de caer en la provocación de los uruguayos. Esta situación dejó a Colombia con 10 hombres en un momento crucial del encuentro. Sin embargo, en lugar de acobardarse, el equipo mostró una gran garra y determinación para mantener su ventaja y asegurar la victoria.

El aliento de los hinchas fue un factor fundamental. Luis Díaz, en particular, buscaba constantemente el apoyo de los aficionados, utilizando su energía como combustible para no sentirse inferior. La berraquera colombiana se hizo presente en el campo, demostrando que, en términos de fuerza y determinación, los uruguayos no podrían superar a esta selección.

La actitud de la selección dirigida por Néstor Lorenzo ha demostrado que este equipo no solo juega buen fútbol, sino que también posee hombría, valentía y un profundo sentido de pertenencia. Estas cualidades, junto con el gol de Lerma, llevaron a Colombia a su tercera final de Copa América en toda su historia.

En 1975 llegó a la final pero perdió contra Perú. Sin embargo, en 2001, ganó el título frente a México. Ahora, Colombia se prepara para enfrentar a la campeona del mundo, Argentina, con Lionel Messi incluido. Esta selección colombiana parece no asustarse ante la adversidad; de hecho, parece crecerse ante ella.

El duelo ante Uruguay era la prueba que Colombia necesitaba para consolidarse como un serio candidato al título. Este equipo ha demostrado que no solo juega bonito, sino que también tiene la capacidad de unirse y superar obstáculos, impulsado por el apoyo incondicional de los colombianos.

James Rodríguez, desde el banco, representaba el sufrimiento y la emoción de todos los colombianos. Fue uno de los sacrificados para equilibrar al equipo tras la expulsión de Muñoz, mostrando que todos los jugadores están dispuestos a poner al equipo por encima de sus intereses personales.

Esta selección colombiana no retrocede; avanza con determinación pese a las adversidades. La “Lorenzoneta” sigue su marcha, con o sin frenos, hacia la gloria, y su último obstáculo es Argentina. La final promete ser un duelo épico, y Colombia está lista para enfrentarlo con la misma garra y valentía que ha mostrado hasta ahora.

Sigue leyendo

Trending